“Las aplicaciones móviles sobre urgencias pueden salvar vidas”

En anteriores entradas hemos ofrecido una recopilación de las principales aplicaciones móviles y recursos digitales sobre urgencias y primeros auxilios recomendados por Ana Balboa y Olga Navarro. En este post queremos conocer la opinión y visión conjunta de estas especialistas sobre la situación actual de la Salud 2.0, el uso de estas tecnologías y las posibilidades de futuro.

Ana Balboa y Olga Navarro son referente nacional en su sector, y destacan también por su implicación, dedicación y compañerismo. En temas de eSalud tienen opiniones similares, por eso hemos hecho una entrevista conjunta.

Imagen de Olga Navarro y Ana Balboa

Olga Navarro, a la izquierda, y Ana Balboa

TS: En artículos anteriores nos habéis recomendado aplicaciones móviles y recursos online de calidad sobre primeros auxilios,  ¿a quiénes suelen ir dirigidas estas tecnologías?

Ana Balboa y Olga Navarro: A todo aquel con un dispositivo capaz de conectarse a internet. Según el Informe de la compañía comScore, España lidera el uso de smartphones en Europa, con más de un 55% de la población; esto quiere decir que más de 25 millones de personas en nuestro país son potenciales usuarios de tecnologías móviles y por tanto de aprendizaje a través de móviles o tablets.

Contrariamente a lo que piensa la mayoría de la gente, la web 2.0 no es solo un invento para jóvenes. Los más asiduos a herramientas como Facebook y similares son los usuarios de entre 30-40 años. Estos recursos se han convertido en una fuente inagotable de información y por tanto, son cada vez más consultados, por usuarios de todas las edades. Ya son muchos los centros sanitarios y profesionales de la salud los que nos apoyamos en las nuevas tecnologías para sensibilizar a la población en temas relacionados con la salud.

 

Las posibilidades y potencialidad de la web 2.0 están contrastadas en distintas temáticas y utilidades, ¿confían en el 2.0 como un método eficaz también para la difusión y aprendizaje de contenidos sobre primeros auxilios?

Lo importante no es tanto informar sino sensibilizar, tanto a la población general como a los profesionales sanitarios, sobre la importancia que tiene formarse en el manejo de situaciones de urgencia, y mantener esos conocimientos y habilidades al día. Sólo cuando logremos tener una audiencia interesada y motivada, podemos considerar estos recursos como herramientas de aprendizaje.

A veces, “lo 2.0” juega en nuestra contra. Por ejemplo, tiene más impacto sobre una creencia en salud una frase de un famoso en la televisión, un tweet de un cantante, o una escena en una serie de moda, que 50 apps aunque estuvieran desarrolladas por el mismísimo Premio Nobel de Medicina.

Por otro lado, es indiscutible que el alcance de Internet no tiene límites. Cualquier información puede recorrer miles de kms en tan solo unos segundos. Consideramos la red como un excelente medio para la difusión de consejo saludable pero instamos a los profesionales a acompañar a los usuarios de internet en este proceso, sirviendo de mediadores, de filtro, con el fin de evitar los riesgos que la saturación de información y la diversidad  de opiniones pueden provocar. Es importante recordar que en internet no todo vale y que resulta crucial educar a la población en este aspecto. En cuanto a nuestras posibilidades de aprender, consideramos que los medios sociales y las TIC nos permiten crear nuestro propio espacio de aprendizaje, acceder a contenidos libres y de reconocido prestigio e incluso relacionarnos directamente con expertos, por lo que aprender es más fácil y accesible que nunca.

 

¿Y es útil para la sensibilización de la población?

Las TIC forman parte de nuestras vidas y son imprescindibles para sensibilizar a la población en cualquier tema, pero especialmente si hablamos de salud, y concretamente de salvar vidas. Vivimos rodeados de tecnologías y las pantallas se han convertido en el vehículo transmisor de información por excelencia para todas las generaciones, no sólo para los nativos digitales. Aunque bien es cierto que los  niños y jóvenes son especialmente sensibles a este tipo de herramientas y canales, así que pueden ser un excelente medio para realizar campañas educativas en salud.

 

Al acceder a cualquiera de los recursos digitales que nos habéis recomendado encontramos información detallada, visual y práctica. Realmente, ¿pueden estas aplicaciones móviles ayudar a salvar vidas?

Claramente sí. Recordemos que la formación virtual que ofrecemos a través de las aplicaciones recomendadas, son accesibles desde cualquier dispositivo móvil y cumplen con unas premisas claves cuando se trata de una emergencia: “acceder desde cualquier lugar y justo en el momento que lo necesitamos”.

 

¿Están adaptadas las TIC y su contenido a la formación de los usuarios? ¿Son fáciles de entender, asimilar  y poner en práctica?

En referencia a las aplicaciones mencionadas en el post anterior, el diseño instruccional y pedagógico está pensado para que personas sin conocimientos previos en la materia puedan entender y aplicar los conceptos y técnicas de una manera rápida y clara.

Un ejemplo de esto es la App “RCPPediatrica”. Con la creación de esta aplicación no pretendíamos crear un tratado multimedia sobre RCP y emergencias, sino una guía práctica de actuación rápida con lo más importante, pero basado en la última evidencia científica disponible.

 

Con la web 2.0 y los distintos canales existentes (videos, redes sociales, aplicaciones móviles,…), ¿están los ciudadanos más receptivos a formarse para saber actuar ante situaciones de emergencias?

Sí, pero no necesariamente esto significa que estén mejor informados. La facilidad que tenemos en la actualidad para acceder a cualquier tipo de información es una ventaja pero al mismo tiempo puede ser un inconveniente si no se gestiona correctamente. El exceso de información que ahora se conoce como “infoxicación” puede ser igual de peligroso que la falta de información y puede dar lugar a diferentes problemas. El problema más grave que se puede producir es que demos como válidas formas de actuar que son incorrectas y que hemos aprendido en canales o medios que carecen de rigor científico  (prensa, series de TV, blogs, etc.).

Es necesario destacar que no existe una normativa en la actualidad que obligue a empresas desarrolladoras de Apps a avalar científicamente los contenidos de Apps de salud, igual que tampoco se pide a personas que escriben en un blog o en redes sociales.

Las aplicaciones para saber actuar ante una emergencia deben contar con profesionales de primer nivel expertos en la materia y  al mismo tiempo que tenga el aval de una Sociedad Científica de referencia en este tema.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s